El noble arte de escoger un logo para un desayuno sui géneris de networking

La semana pasada hablamos mi amiga Queta Xampeny  y yo de organizar desayunos de una horita máximo con amigos interesados en compartir un rato agradable con gente que pudiera aportar nuevas visiones, ideas y consejos sobre nuestra realidad cotidiana desde otros ángulos o incluso desde los mismos. Al final, con la horquilla de la edad y las viviendas tan cercanas, es fácil que nuestra filosofía de vida converja. Así que manos a la obra, le pasé ayer tres propuestas un tanto locas para los logos de estos desayunos y mientras esperamos que www.colorcrema.com nos haga una ilustración como Dios manda, os invito a que votéis por una de las tres locuras que se barajan hasta ahora… Por cierto, podéis apuntaros al primer desayuno que será el próximo día 1 de diciembre (lugar aún por cerrar) a las 9’15 de la mañana. Os esperamos.

“We are ugly but we have the music”

“Un encuentro memorable entre dos iconos musicales que inspiraría la que para mí es una de las canciones más bonitas de todos los tiempos”

 

 

 

Situado en el número 222 de la calle 23 Oeste hay un edificio de ladrillos rojos que conserva el grandeur gótico victoriano del 1884. Es el mítico y bohemio hotel Chelsea con sus 400 habitaciones que en los años 60 y 70 era tan atractivo por su carencia, tanto de normas como de aspiradora. Eso sí, fue un marco de inspiración para artistas como Bukowski, Arthur Miller, Sara Bernhardt, Allen Ginsberg, Jackson Pollock, William S. Borroughs y Mark Twain. Arthur C. Clarke escribió ni más ni menos que 2001: Odisea del espacio y Jack Kerouac empezaría On the Road  en su habitación. Sid Vicious y su novia Nancy Spungen tendrían un trágico final en la una habitación del hotel diez años más tarde. Jimi Hendrix, the Grateful Dead, Bod Dylan, Lou Reed, Andy Warhol y Edie Sedgwick de la Factory eran asiduos y rodaron ni más ni menos que “Chelsea Girls”.

En la primavera de 1968, el Chelsea Hotel era mucho más famoso que su huésped de la habitación 424, Leonard Cohen, que venía de escribir varios libros de poesía en Canadá y quería abrirse camino en el mundo de la música. Acababa de salir su disco “Songs of Leonard Cohen” y le hacían inevitables comparaciones con Bob Dylan. Estaba en la ciudad adecuada y en el hotel adecuado.

El propio Leonard Cohen cuenta que una noche cogió uno de los ascensores del hotel Chelsea buscando encontrarse con Brigitte Bardot; no lo consiguió, pero sí se encontró con Janis Joplin que a su vez buscaba a Kris Kristofferson (de ahí supongo la estrofa “Somos feos pero tenemos la música”) Charlaron durante el breve trayecto y cuando llegaron al piso de Cohen, tenían claro que pasarían la noche juntos. Fruto de ese encuentro, Leonard Cohen escribiría Chelsea Hotel #1 y la versión más corta #2.

 

 

Chelsea Hotel
(Traducción)

Te recuerdo claramente en el Chelsea Hotel,
hablabas tan segura y tan dulcemente,
mamándomela* sobre una cama deshecha
mientras en la calle te esperaba la limusina.

Ésas eran las razones y ésa fue Nueva York,
nos movíamos por el dinero y la carne
y a eso lo llamaban amor, los del oficio,
probablemente, aún lo es para los que quedan.

Pero te fuiste, ¿verdad, nena?
Sólo le diste la espalda a la gente
y te alejaste, ya nunca volví a oírte decir:
«Te necesito, no te necesito, te necesito, no te necesito»,
mientras todos te bailaban alrededor.

Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea.
Ya eras famosa, tu corazón era una leyenda.
Volviste a decirme que preferías hombres guapos
pero que por mí harías una excepción.

Y cerrando el puño por los que como nosotros
están oprimidos por los cánones de belleza,
te arreglaste un poco y dijiste: «No importa,
somos feos, pero tenemos la música».
Y entonces te fuiste, ¿no es así, tía?
Simplemente, diste la espalda a la gente
y te alejaste, ya nunca volví a oírte decir:
«Te necesito, no te necesito, te necesito, no te necesito»,
coreándote todos alrededor.

Y no pretendo sugerir que yo te amara mejor
No puedo llevar la cuenta de cada pájaro que cazaste.
Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea.
Eso es todo, no pienso en ti muy a menudo.

 

*Al cabo de los años Leonard Cohen se arrepintió de haber sido tan explícito con la letra de la canción y pidió perdón simbólicamente a una Janis Joplin que murió de sobredosis pocos meses después del encuentro.

A todas las niñas del mundo: soñad en GRANDE

Había una vez una princesa… ¿qué princesa ni qué ocho cuartos? Había una vez cien mujeres que querían conseguir sus metas, niñas valientes y obstinadas que no se dejaron amedrentar por la sociedad y consiguieron sus sueños. No lo tuvieron fácil en muchos casos precisamente por ser niñas pero abrieron el camino para que muchas otras pudieran permitirse, no el lujo, sino el derecho, de decidir su futuro, de dar alas a su talento y regalarnos su arte, sus conocimientos y su imaginación. El libro en cuestión es: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes de Elena Favilli y Francesca Cavallo.

Yo cada noche estoy leyendo a mis tres hijos (una niña y dos niños) un cuento o dos para que las conozcan, las admiren y no se olviden de que todo es posible si se lo proponen y que ser mujer antes (y desgraciadamente a veces aún hoy) ha podido ser un impedimento pero que nada les detendrá si ellos/ellas quieren.

Os lo recomiendo. Es de esas joyas que pillas al vuelo en un tuit y que gracias a Amazon tienes al día siguiente en casa. Las ilustraciones son de 60 artistas maravillosas y tampoco tienen desperdicio. Jane Goodall, Coco Chanel, Nina Simone, Ashley Fiolek, Ada Lovelace, Jill Tarter, Alek Wek, Virginia Woolf, Serena y Venus Williams son algunas de las protagonistas que encontraréis y seguramente os sorprendan algunas otras como Margaret Thatcher o Cleopatra. Además es un libro especial ya que ha salido gracias al crowdfunding más importante conseguido con una publicación. Y no me extraña.

Feliz día y feliz lectura (y ya tocaba darle vidilla al blog, ¡digo yo!)

Sigue bailando mami no pares

Encuentras una foto de hace años y te quedas pillada. Los bebés ya no son bebés y tú has corrido ya alguna maratón pero no de las deportivas. Y eso es imparable, el tiempo no se va a detener así que mejor desempolva esa Polaroid que tanto te gusta últimamente y dale. Dale a las fotos y sigue vigilando a esos no bebés para que vayan bocetando su propia película. Y dale a tus proyectos, a tus ideas y a los verdaderos amigos que te sacan «sonrisas y lágrimas», dale a las bromas y dale al zumba y al yoga y dale a los paseos con tu perro, sí dale. Y dale al buen cine y dale a los sueños. Y acuérdate de borrarte de los grupos de whatsapp que no van contigo. Como si necesitas reggaeton ¡dale! Seguirás encontrándote fotos que te digan PARA-MIRA-PIENSA-ACUÉRDATE pero tú sigue dándole mami ¿qué otra forma tienes de constatar que estás viva?

 

Sexy Recetas

Hablábamos el otro día con Diana de hacer cosas chulas de comunicación para Straat , buscar posibilidades y alternativas de contenido de marca sin la presión ni los condicionamientos del azote del briefing y, ¡mira por dónde! que riendo y riendo surgieron estas recetas ilustradas ahora que el mundo está más «foodie» que nunca. Unas recetas picantonas y divertidas para huir del rollo pro serio, dogmático y aburrido que impera. Una cosa muy nuestra, con el humor de las Roviritas, que nos divirtiera, ya que al final, es la mejor forma de que salgan cosas un poco frescas. Aunque, ¿serán demasiado frescas?

Patatas con huevos escaldados

Nº1 “Una patata caliente le dice a uno de los huevos escaldados ¡sal de aquí! pero el soso se queda y hacen el trío (solo el aceite es virgen)”
#recetasSeductoras #foodporn #gastrolovers #sexyrecetas

Almejas con chorrito de limón

Nº2 “Un limón le cuenta un chiste ácido a unas almejas que de tanta risa se abren de orejas.”
#recetasSeductoras #foodporn #gastrolovers #sexyrecetas

Nº3 “El apionabo es un potente tú-ver-culo a los graninis de las manzanas y juntos hacen una apetecible crema de entretiempo.”
#recetasSeductoras #foodporn #gastrolovers #sexyrecetas

Crema de Apionabo con manzana granini
Sexy Recetas

 

 

Prometemos próximas entregas en breve.
Y para acabar, aquí una servidora haciendo de cocinillas después de hacer las compras en el Mercat Galvany y dándole ritmo al día con Melodía FM que es mi favorita.

 

 

 

Regalos handmade with love para estas Navidades

 

dadanoias colorcrema poble
dadanoias
colorcrema
poble

Llegan las Navidades con sus correspondientes amigos invisibles, regalos y sorpresas y yo cada vez busco cosas más auténticas, diferentes, personales en un mundo en el que la globalización ha hecho que todos vistamos y comamos y hagamos las mismas cosas como ovejas para acabar enriqueciendo las arcas de los mismos que estrangulan el comercio de barrio. Hoy os propongo que echéis un vistazo a estas tres chicas artistas con ideas y con mucha chispa: Marta Suárez de Dadanoias, Silvia Pacho de POBLE y Vanesa Rovira de colorcrema. La primera teje animales mágicos de la suerte, la segunda pinta maceteros molonguis que ensalzan las plantas y la tercera hace unos retratos e ilustraciones personalizadas que son la bomba. Precios asequibles para apostar por el arte y lo local. Yo no dudaría. Seguimos por aquí.

https://www.etsy.com/es/shop/dadanoias?ref=hdr_shop_menu&section_id=20607123

http://www.pictastar.com/i/poble.interiorism

http://colorcrema.com

Los museos son mis iglesias

Entro con expectación: hay silencio, orden y belleza. Camino y contemplo poco a poco cada pieza de arte. Me acerco, intento adivinar y luego leo para comprobar que he acertado, o no. Sí, es Wifredo Lam y Rothko y esto es de Rauschenberg. Herencia de mi madre, ya desde bien pequeñas a mis hermanas y a mí nos hacía patear los museos de las capitales adivinando los artistas, dándonos pistas para que pudiéramos hacerlo nosotras. Al principio nos aburríamos un poco pero en seguida nos picó el gusanillo del arte y hasta ahora. Pero no es solo el placer de ver cuadros, esculturas, fotos o edificios de lo que quiero hablar, yo quiero hablar de la sensación que me produce. Un cosquilleo semejante a un masaje, una calma…una emoción contenida, el tiempo se para, solo la obra de arte y yo enfrente, todo es perfecto, me hincho como un pavo, se me eriza la piel, me pongo contenta. También me pasa con alguna música, que me secuestra. Supongo que debe ser lo más parecido a lo que les pasa a los creyentes cuando entran en una iglesia o en un templo. Supongo. Ahora yo pateo los museos con mis hijos a la espera de que se les despierte ese gusanillo aunque quizás su templo esté en otra parte.

«A thing of beauty is a joy for ever» John Keats

We go to the gallery
We go to the gallery
Teatre Museo dalí
Jorge en el Teatre Museo Dalí
The Serpentine
Mauro en The Serpentine
We go to the gallery book
We go to the gallery book

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http://www.tate.org.uk/visit/tate-modern

http://www.serpentinegalleries.org

http://www.salvador-dali.org/museus/teatre-museu-dali/es_index/

https://www.theguardian.com/books/2015/sep/22/the-flyaway-success-of-the-ladybird-art-prank

 

La perra Laika conquistó las estrellas pero a qué precio.

 

El otro día vi en twitter, en la cuenta @oldpicsarchive esta foto y me llamó mucho la atención. Es una cuenta que comparte fotos históricas y que os recomiendo que sigáis. Yo había oído hablar de la primera perra lanzada al espacio pero quise saber un poco más en detalle, los que seguís mi blog o me conocéis sabréis que soy muy animalista.

Laika que significa en ruso “ladradora” murió unas horas después de ser lanzada al espacio el 3 de noviembre de 1957 a bordo de la nave soviética Sputnik 2 a causa de un fallo del sistema térmico y de estrés. Los rusos sabían perfectamente que no sobreviviría (de hecho le tenían preparada una eutanasia a los pocos días de estar en órbita) pero querían probar la tecnología antes de lanzar un humano. Laika, una perra callejera de tres años fue sometida a entrenamientos muy muy duros que podéis leer en el enlace que adjunto.

Me gustaría resaltar las palabras que su entrenador Oleg Gazenko pronunció tras la controvertida muerte del animal y las fuertes críticas por la experimentación y el maltrato de animales: “Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido. No debimos haberlo hecho… ni siquiera aprendimos lo suficiente en esta misión para justificar la pérdida del animal”.

Tras Laika, la URSS envió doce perros más al espacio, de los cuales solo cinco regresarían con vida a la Tierra.

El 11 de abril del 2008, las autoridades rusas le hicieron un monumento a Laika, existen unos sellos con su imagen y se hizo muy famosa. Muy bonito todo sí y qué triste y lo peor de todo, no hemos evolucionado lo suficiente ya que cada día hay fiestas “nacionales” y acciones individuales que nos muestran lo poco que avanzamos en el respeto al mundo animal.

Ah, y aprovecho para felicitar a todos los que apoyan y ayudan a los animales. A los que tienen una gran visibilidad mediática como el actor Dani Rovira (que no es familia, ya me gustaría) y a todos los miles de anónimos (entre los que están mis padres, estos sí que son familia)

Maribel Ardévol y Juan Rovira en CAAD Maresme
Maribel Ardévol y Juan Rovira en CAAD Maresme

Un abrazo y buenas noches con la piel de gallina después de escuchar esta canción de Mecano.

http://elefectolaika.blogspot.com.es/p/historia-de-laika.html

Perdidos en Juego de Dallas

Hace 30 años estaba enganchadísima a Dallas. No sé si era solo la serie o todo el ritual familiar del domingo: llegar a Barcelona a las 19:00 de pasar los cinco el fin de semana fuera, ducha, cena en pijama con bandejas delante de la tele (invariablemente bikinis) y ….piel de gallina con los primeros acordes de los créditos tata tata tatatatatata t ata t ata tata para ver la serie del malísimo más querido de entonces, en J.R.

Lo daban en TV3 y el actor tenía un acento catalán cerradito muy Pompeu Fabra que le daba un toque entrañable hasta cuando decía «ets un pendó». Ahora tenemos a muchos malos de series como Francis Underwood (House of Cards) y Ramsay Bolton (Juego de Tronos) que no despiertan esa simpatía. Reconozco que la misma adoración que sentía por Dallas la siento hoy por Juego de Tronos. Supongo que soy carne de serie y que la emoción de esperar todos los lunes a ver el siguiente capítulo me pone. Tengo ganas de que mis hijos crezcan un poco para compartirla con ellos y revivir así aquellos domingos que me vienen a la memoria. La verdad es que me gusta que me tengan en vilo, que me lleven a otra época, que me enamoren, me irriten o me pongan triste personajes irreales, que luego dan un giro inesperado y te dejan boquiabierta. Me gusta hacer hipótesis y compartirlas con los de la agencia, que siempre saben más que yo porque han indagado en blogs inescrutables. Me gusta la complicidad que se crea en las redes entre los millones de fans que lloran la muerte de unos o aplauden la resurrección de otro. Me gustan los memes y gifs que se originan, la creatividad desbordante que el fenómeno fan despierta en todo el mundo.

Está claro que Dallas y Juego de Tronos no tienen nada que ver, como tampoco lo tenía otra serie que me succionó el cerebro durante meses: Perdidos. Pero supongo que a todos nos sienta estupendamente bien practicar el sofing y abandonar el estrés y la rutina para sentarnos un ratito en el Trono de Hierro, compartir un whisky con Sue Ellen o enamorarnos de Sawyer en una Isla remota del Pacífico.

¡Anda, si ya solo quedan 3 días para el próximo capítulo!

 

Ni buena ni mala, tu madre.

Llevo tiempo sin escribir en el blog y eso significa que no he tenido desde diciembre un par de horas para recogerme en mí misma, salvo en los momentos de lectura nocturna. Cuando tardas tanto luego cuesta arrancar, ¿qué explicarás, has perdido el tono, de verdad interesará a nadie leerte? En el fondo esas preguntas se desvanecen a medida que los dedos empiezan a teclear con gusto, porque por suerte, como ir en bici, no se olvida. Hoy voy a escribir sobre una frase que me conmovió de la, por sí conmovedora, película “La Habitación” (2015), basada en hechos reales. Una chica de 17 años es secuestrada por un hombre maduro que la tiene años encerrada en una caseta de jardín. La chica tiene un hijo suyo que nace y vive con ella entre 4 paredes con menos de lo mínimo aunque la madre se esfuerza, como en “La vida es bella”, en que el hijo no se dé cuenta de la realidad y consiga abstraerse e incluso ser feliz a su lado. No cuento más por si la vais a ver pero el momento que más me impactó es cuando la madre no puede estar a la altura de las circunstancias con su hijo y le dice abatida, nerviosa y entre lágrimas: “No soy una buena madre” y el niño de cinco años, con tranquilidad y con todo el amor del mundo le contesta : “Pero eres mi madre”.

Hoy se nos bombardea por todas partes, desde la escuela, la medicina, la educación, etc. con mensajes sobre todo lo que deberíamos o no hacer con nuestros hijos, de hecho nosotras mismas somos jueces de las demás madres por lo que hacen o dicen cada día. Hay blogs, foros, libros, comunidades, marcas, políticos que incesantemente nos machacan con discursos muchas veces contradictorios y manipuladores sobre lo que está y lo que no está bien. Nosotras nos reímos de los chistes mientras nos autoinculpamos de todos los errores que cometemos, todo etiquetas y clichés que muy pocas se atreven a romper. Que si dar pecho o no, que si extraescolares o no, que si rigidez y mando o que hagan lo que quieran que ¡los niños son los reyes! Que si este niño está demasiado aborregado o por el contrario ¿será hiperactivo? Que si eres una madre demasiado abnegada y te olvidas de ti o eres una pasota y solo piensas en tus cosas. Tener tres hijos me ha permitido conocer muchas madres, son muchas horas de charla con ellas en los incómodos bancos durante los partidos de fútbol, en la puerta del cole, en las cenas de mamás, en los grupos multitudinarios de wasap en los que cada una da rienda suelta a sus opiniones y la verdad es que todas hacen lo que pueden, lo que saben y lo que creen que es mejor para sus hijos. No hay manual, no hay primer ni segundo premio, ni suspensos. Cada una con sus propias circunstancias decide lo que cree será mejor y estoy segura de que lo hacen, lo hacemos bien. Y si no, rectificaremos que también se trata de aprender de los errores. A mí me cansan las ligas de mamas todolosaben, que seguro que se mueren de miedo como todas cada vez que sus hijos no responden como ellas esperaban y deben girar el timón y cambiar el rumbo 360º para enfrentarse al temporal. No queda otra así que me gustaría que no nos pusiéramos entre nosotras tantos palos en las ruedas, vivamos y  dejemos vivir y que fluya el sentido común que es el que mejor funciona junto con el amor más visceral que es el amor a nuestros hijos.

Mi pediatra un día que iba yo sufriendo con mi hija de pocos meses porque no comía casi nada me dijo: Jasmín, no sufras tanto, deja que el sentido de madre te guíe y lo harás bien, no te preocupes que lo harás bien. Me acuerdo de él muy a menudo y me tranquiliza.

Gracias y buenos días,

Jasmín