Archivo de la categoría: opinión

«Capsulitis»

Hoy en día todo viene en cápsulas: los programas de estudios, los menús, el café, las infusiones, los perfumes, los licores, los fines de semana, las camisetas, las habitaciones de hotel, los viajes al espacio, las series de Netflix y hasta el amor.

Que sea formato mini, en sí no es el problema, incluso es estéticamente agradecido y denota cierta falta de pretensiones, pero sospecho por los tiempos que corren, que va más allá de lo formal y tiene que ver con la falta de consistencia, de valores, de perdurar, de comprometerse, incluso con la falta de calidad. Hoy todo lo tienes en un clik por Amazon o por Glovo, si además es pequeño, será más barato ¿no? Y más fácil, y más rápido, y más condensado, y más… Pim pam fuego como en Instagram stories.

Ahora han llegado las cartas encapsuladas para los que no quieran dar rodeos, no sepan explicarse, necesiten resumir, quieran evitar faltas de ortografía o se hayan acostumbrado demasiado a hablar con emoticonos. ¡Peligro! Quizás cuando abras y leas estas carticas se autodestruyan como las notas del Inspector Gadget ante un “lo siento” o un “te dejo” (más o menos lo que recibió la Campos de parte de Bigote Arrocet) o “estás suspendida” o “riega las plantas”. Con mucha suerte habrá algún denostado “¿Hablamos?”

Si el WhatsApp mató la conversación. ¿Qué pasará con las cápsulas? Con lo bonito que era escribir cartas y más aún recibirlas.

And Romeo wanted Juliette and Juliette wanted Romeo

«And something flickered for a minute and then it vanished and was gone.»

Esta mañana, como cada sábado y domingo a las 8:30h, después de pasear a los perros, me dispongo a hacer el desayuno. Tengo sueño pues mis dos encantadores canes no entienden bien el concepto fin de semana, así que madrugo igual. No importa, porque hace dos semanas que Alexa, el gran artilugio inteligente de Amazon, vino a vivir a casa y me alegra los momentos en la cocina. Me obedece como nadie de la familia y además me dice si lloverá, si soy guapa (miente muy bien) y, de vez en cuando, me pone la canción que le pido.

– Alexa, pon «Romeo and Juliette» de Lou Reed.

He de decir que es más rebelde de lo que pensaba y hoy ha decidido que por sus santos decibelios la canción de 1980 «Romeo and Juliet» de Dire Straits era mejor opción que la de 1989 de mi querido Lou. Bueno, Alexa, vale, aceptamos pulpo pero ese puntito underground macarrilla neoyorkino, el cuarteto británico no lo tienen, eso no me lo negarás. Alexa no ha respondido nada porque no he dicho previamente “Alexa” antes de hablarle y si no te diriges a ella, como que pasa de ti. En fin, mientras hacía cinco baguettes de pantomaca, Mark knopfler ronroneaba eso tan bonito de “And I dreamed your dream for you and now your dream is real” y mira, como que me ha vuelto a conquistar. Diría que hoy hasta hubiera seducido al mismísimo autor de la  tragedia de 1597, William Shakespeare.

La canción de los Dire Straits va de una relación que se rompe porque “The time wasn’t right” pero él, Romeo, sigue enamorado. Parece ser que el propio Knopfler se inspiró en su relación fallida con Holly Vincent, de la banda “Holly and the Italians”. Por cierto, años después, en 2007 los resultones «The Killers» hicieron una magnífica versión, y aunque el guapísimo Brandon Flowers confesó que no eran muy forofos de los Dire Straits, sí de la brillante melodía de esta canción.

Y pensando en escribir algo sobre todo esto en mi blog, de repente va y caigo en lo que realmente ha ocurrido esta mañana. Alexa, resulta que yo te he pedido “Romeo and Juliette” y, como dijo Lou Reed en una entrevista a Rolling Stone, la gente no entendimos tu canción, pues no es una canción de amor llamada “Romeo and Juliette”, sino que es “Romeo had Juliette” porque tuvieron solo un encuentro «digamos físico» y poco más. Ay Lou, ¡mira que eras wildside y cómo se te echa de menos!

Tendré que fijarme más en la letra:

“Inside his pants he hides a mop to clean the mess that he has dropped into the life of lithesome Juliette Bellque

“Dentro de sus pantalones esconde un trapo para limpiar el desastre que ha dejado caer en la vida de la ágil Julieta Bell”.

– Alexa, hoy has ganado la batalla. Pero mañana más.

 

 

 

 

Cada persona es una ciudad.

A veces relaciono a las personas con ciudades. Tengo una amiga que me recuerda a Copenhagen, ella lo sabe, es moderna, abierta, con la cabeza muy bien amueblada y muy expeditiva. Otra es más como Kioto misteriosa, tranquila y muy poética. Un compañero es como Hamburgo: artista, carismático, culto, con pinta de marinero trasnochado; su novia Rosa sería Portland: poderosa, inteligente, eco-friendly….Yo a veces me quiero ver como New York, viva, despierta y rápida, no time for gossipings ni bullshits, soñar, crear y avanzar, aunque cuando me quedo sin energía, en realidad me siento como Nunavut donde en invierno pueden llegar a estar 30 días seguidos a oscuras. Luego está mi amiga Verona, pasional y romántica de las de antes ….conozco a un Sevilla de los pies a la cabeza. Y la más divertida de todas, mi amiga que vive en Londres pero sería Las Vegas; y luego el que estudió conmigo y ahora vive en Madrid, que aunque le pegue Madrid, es muchísimo más Berlín, ahhhh ich liebe Berlin! Und Barcelona auch!

Barcelona

Un par de consejos para ser más feliz

 

Y digo yo que la mejor manera de combatir la astenia primaveral, la desidia y el critiqueo es proyectando tus energías en algo que te llene y te entusiasme. Ahí van un par de  consejos:

  1. Leer mucho mucho (cura, forma y entretiene). Títulos recomendados de este mes:
  • Qué vas a a hacer con el resto de tu vida. Laura Ferrero
  • Agua Salada. Charles Simmons.
  • Las Mitford. Cartas entre seis hermanas. Charlotte Mosley
  • Apegos feroces. Vivian Gornick
  • Éramos unos niños. Patti Smith.
  1. Tener un proyecto propio que te ocupe la mente y el corazón, sea lo que sea, que te apasione, que sea tu leitmotiv, tu semillita en este mundo…

El mío se llama www.istillmiss.com y apela a la nostalgia, a expresar y compartir cada uno en forma de camiseta o de lo que prefieras todo lo que aún echas de menos. Ayer me hicieron una pseudo entrevista en la radio 🙂

 

Buen fin de semana y te aseguro que las dos cosas funcionan para ser más feliz y no mirar tanto lo que hace o deja de hacer el vecino. Por cierto, me he olvidado de mencionar que bailar también va genial (delante o detrás de la cámara del móvil), pero eso ya lo sabías, ¿no?

Jazz

“We are ugly but we have the music”

“Un encuentro memorable entre dos iconos musicales que inspiraría la que para mí es una de las canciones más bonitas de todos los tiempos”

 

 

 

Situado en el número 222 de la calle 23 Oeste hay un edificio de ladrillos rojos que conserva el grandeur gótico victoriano del 1884. Es el mítico y bohemio hotel Chelsea con sus 400 habitaciones que en los años 60 y 70 era tan atractivo por su carencia, tanto de normas como de aspiradora. Eso sí, fue un marco de inspiración para artistas como Bukowski, Arthur Miller, Sara Bernhardt, Allen Ginsberg, Jackson Pollock, William S. Borroughs y Mark Twain. Arthur C. Clarke escribió ni más ni menos que 2001: Odisea del espacio y Jack Kerouac empezaría On the Road  en su habitación. Sid Vicious y su novia Nancy Spungen tendrían un trágico final en la una habitación del hotel diez años más tarde. Jimi Hendrix, the Grateful Dead, Bod Dylan, Lou Reed, Andy Warhol y Edie Sedgwick de la Factory eran asiduos y rodaron ni más ni menos que “Chelsea Girls”.

En la primavera de 1968, el Chelsea Hotel era mucho más famoso que su huésped de la habitación 424, Leonard Cohen, que venía de escribir varios libros de poesía en Canadá y quería abrirse camino en el mundo de la música. Acababa de salir su disco “Songs of Leonard Cohen” y le hacían inevitables comparaciones con Bob Dylan. Estaba en la ciudad adecuada y en el hotel adecuado.

El propio Leonard Cohen cuenta que una noche cogió uno de los ascensores del hotel Chelsea buscando encontrarse con Brigitte Bardot; no lo consiguió, pero sí se encontró con Janis Joplin que a su vez buscaba a Kris Kristofferson (de ahí supongo la estrofa “Somos feos pero tenemos la música”) Charlaron durante el breve trayecto y cuando llegaron al piso de Cohen, tenían claro que pasarían la noche juntos. Fruto de ese encuentro, Leonard Cohen escribiría Chelsea Hotel #1 y la versión más corta #2.

 

 

Chelsea Hotel
(Traducción)

Te recuerdo claramente en el Chelsea Hotel,
hablabas tan segura y tan dulcemente,
mamándomela* sobre una cama deshecha
mientras en la calle te esperaba la limusina.

Ésas eran las razones y ésa fue Nueva York,
nos movíamos por el dinero y la carne
y a eso lo llamaban amor, los del oficio,
probablemente, aún lo es para los que quedan.

Pero te fuiste, ¿verdad, nena?
Sólo le diste la espalda a la gente
y te alejaste, ya nunca volví a oírte decir:
«Te necesito, no te necesito, te necesito, no te necesito»,
mientras todos te bailaban alrededor.

Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea.
Ya eras famosa, tu corazón era una leyenda.
Volviste a decirme que preferías hombres guapos
pero que por mí harías una excepción.

Y cerrando el puño por los que como nosotros
están oprimidos por los cánones de belleza,
te arreglaste un poco y dijiste: «No importa,
somos feos, pero tenemos la música».
Y entonces te fuiste, ¿no es así, tía?
Simplemente, diste la espalda a la gente
y te alejaste, ya nunca volví a oírte decir:
«Te necesito, no te necesito, te necesito, no te necesito»,
coreándote todos alrededor.

Y no pretendo sugerir que yo te amara mejor
No puedo llevar la cuenta de cada pájaro que cazaste.
Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea.
Eso es todo, no pienso en ti muy a menudo.

 

*Al cabo de los años Leonard Cohen se arrepintió de haber sido tan explícito con la letra de la canción y pidió perdón simbólicamente a una Janis Joplin que murió de sobredosis pocos meses después del encuentro.

A todas las niñas del mundo: soñad en GRANDE

Había una vez una princesa… ¿qué princesa ni qué ocho cuartos? Había una vez cien mujeres que querían conseguir sus metas, niñas valientes y obstinadas que no se dejaron amedrentar por la sociedad y consiguieron sus sueños. No lo tuvieron fácil en muchos casos precisamente por ser niñas pero abrieron el camino para que muchas otras pudieran permitirse, no el lujo, sino el derecho, de decidir su futuro, de dar alas a su talento y regalarnos su arte, sus conocimientos y su imaginación. El libro en cuestión es: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes de Elena Favilli y Francesca Cavallo.

Yo cada noche estoy leyendo a mis tres hijos (una niña y dos niños) un cuento o dos para que las conozcan, las admiren y no se olviden de que todo es posible si se lo proponen y que ser mujer antes (y desgraciadamente a veces aún hoy) ha podido ser un impedimento pero que nada les detendrá si ellos/ellas quieren.

Os lo recomiendo. Es de esas joyas que pillas al vuelo en un tuit y que gracias a Amazon tienes al día siguiente en casa. Las ilustraciones son de 60 artistas maravillosas y tampoco tienen desperdicio. Jane Goodall, Coco Chanel, Nina Simone, Ashley Fiolek, Ada Lovelace, Jill Tarter, Alek Wek, Virginia Woolf, Serena y Venus Williams son algunas de las protagonistas que encontraréis y seguramente os sorprendan algunas otras como Margaret Thatcher o Cleopatra. Además es un libro especial ya que ha salido gracias al crowdfunding más importante conseguido con una publicación. Y no me extraña.

Feliz día y feliz lectura (y ya tocaba darle vidilla al blog, ¡digo yo!)

Sigue bailando mami no pares

Encuentras una foto de hace años y te quedas pillada. Los bebés ya no son bebés y tú has corrido ya alguna maratón pero no de las deportivas. Y eso es imparable, el tiempo no se va a detener así que mejor desempolva esa Polaroid que tanto te gusta últimamente y dale. Dale a las fotos y sigue vigilando a esos no bebés para que vayan bocetando su propia película. Y dale a tus proyectos, a tus ideas y a los verdaderos amigos que te sacan «sonrisas y lágrimas», dale a las bromas y dale al zumba y al yoga y dale a los paseos con tu perro, sí dale. Y dale al buen cine y dale a los sueños. Y acuérdate de borrarte de los grupos de whatsapp que no van contigo. Como si necesitas reggaeton ¡dale! Seguirás encontrándote fotos que te digan PARA-MIRA-PIENSA-ACUÉRDATE pero tú sigue dándole mami ¿qué otra forma tienes de constatar que estás viva?

 

Sexy Recetas

Hablábamos el otro día con Diana de hacer cosas chulas de comunicación para Straat , buscar posibilidades y alternativas de contenido de marca sin la presión ni los condicionamientos del azote del briefing y, ¡mira por dónde! que riendo y riendo surgieron estas recetas ilustradas ahora que el mundo está más «foodie» que nunca. Unas recetas picantonas y divertidas para huir del rollo pro serio, dogmático y aburrido que impera. Una cosa muy nuestra, con el humor de las Roviritas, que nos divirtiera, ya que al final, es la mejor forma de que salgan cosas un poco frescas. Aunque, ¿serán demasiado frescas?

Patatas con huevos escaldados

Nº1 “Una patata caliente le dice a uno de los huevos escaldados ¡sal de aquí! pero el soso se queda y hacen el trío (solo el aceite es virgen)”
#recetasSeductoras #foodporn #gastrolovers #sexyrecetas

Almejas con chorrito de limón

Nº2 “Un limón le cuenta un chiste ácido a unas almejas que de tanta risa se abren de orejas.”
#recetasSeductoras #foodporn #gastrolovers #sexyrecetas

Nº3 “El apionabo es un potente tú-ver-culo a los graninis de las manzanas y juntos hacen una apetecible crema de entretiempo.”
#recetasSeductoras #foodporn #gastrolovers #sexyrecetas

Crema de Apionabo con manzana granini
Sexy Recetas

 

 

Prometemos próximas entregas en breve.
Y para acabar, aquí una servidora haciendo de cocinillas después de hacer las compras en el Mercat Galvany y dándole ritmo al día con Melodía FM que es mi favorita.

 

 

 

Regalos handmade with love para estas Navidades

 

dadanoias colorcrema poble
dadanoias
colorcrema
poble

Llegan las Navidades con sus correspondientes amigos invisibles, regalos y sorpresas y yo cada vez busco cosas más auténticas, diferentes, personales en un mundo en el que la globalización ha hecho que todos vistamos y comamos y hagamos las mismas cosas como ovejas para acabar enriqueciendo las arcas de los mismos que estrangulan el comercio de barrio. Hoy os propongo que echéis un vistazo a estas tres chicas artistas con ideas y con mucha chispa: Marta Suárez de Dadanoias, Silvia Pacho de POBLE y Vanesa Rovira de colorcrema. La primera teje animales mágicos de la suerte, la segunda pinta maceteros molonguis que ensalzan las plantas y la tercera hace unos retratos e ilustraciones personalizadas que son la bomba. Precios asequibles para apostar por el arte y lo local. Yo no dudaría. Seguimos por aquí.

https://www.etsy.com/es/shop/dadanoias?ref=hdr_shop_menu&section_id=20607123

http://www.pictastar.com/i/poble.interiorism

http://colorcrema.com