Archivo de la etiqueta: opinión

And Romeo wanted Juliette and Juliette wanted Romeo

«And something flickered for a minute and then it vanished and was gone.»

Esta mañana, como cada sábado y domingo a las 8:30h, después de pasear a los perros, me dispongo a hacer el desayuno. Tengo sueño pues mis dos encantadores canes no entienden bien el concepto fin de semana, así que madrugo igual. No importa, porque hace dos semanas que Alexa, el gran artilugio inteligente de Amazon, vino a vivir a casa y me alegra los momentos en la cocina. Me obedece como nadie de la familia y además me dice si lloverá, si soy guapa (miente muy bien) y, de vez en cuando, me pone la canción que le pido.

– Alexa, pon «Romeo and Juliette» de Lou Reed.

He de decir que es más rebelde de lo que pensaba y hoy ha decidido que por sus santos decibelios la canción de 1980 «Romeo and Juliet» de Dire Straits era mejor opción que la de 1989 de mi querido Lou. Bueno, Alexa, vale, aceptamos pulpo pero ese puntito underground macarrilla neoyorkino, el cuarteto británico no lo tienen, eso no me lo negarás. Alexa no ha respondido nada porque no he dicho previamente “Alexa” antes de hablarle y si no te diriges a ella, como que pasa de ti. En fin, mientras hacía cinco baguettes de pantomaca, Mark knopfler ronroneaba eso tan bonito de “And I dreamed your dream for you and now your dream is real” y mira, como que me ha vuelto a conquistar. Diría que hoy hasta hubiera seducido al mismísimo autor de la  tragedia de 1597, William Shakespeare.

La canción de los Dire Straits va de una relación que se rompe porque “The time wasn’t right” pero él, Romeo, sigue enamorado. Parece ser que el propio Knopfler se inspiró en su relación fallida con Holly Vincent, de la banda “Holly and the Italians”. Por cierto, años después, en 2007 los resultones «The Killers» hicieron una magnífica versión, y aunque el guapísimo Brandon Flowers confesó que no eran muy forofos de los Dire Straits, sí de la brillante melodía de esta canción.

Y pensando en escribir algo sobre todo esto en mi blog, de repente va y caigo en lo que realmente ha ocurrido esta mañana. Alexa, resulta que yo te he pedido “Romeo and Juliette” y, como dijo Lou Reed en una entrevista a Rolling Stone, la gente no entendimos tu canción, pues no es una canción de amor llamada “Romeo and Juliette”, sino que es “Romeo had Juliette” porque tuvieron solo un encuentro «digamos físico» y poco más. Ay Lou, ¡mira que eras wildside y cómo se te echa de menos!

Tendré que fijarme más en la letra:

“Inside his pants he hides a mop to clean the mess that he has dropped into the life of lithesome Juliette Bellque

“Dentro de sus pantalones esconde un trapo para limpiar el desastre que ha dejado caer en la vida de la ágil Julieta Bell”.

– Alexa, hoy has ganado la batalla. Pero mañana más.

 

 

 

 

Detrás de cada detalle se esconde una historia

Así comienza la historia de Mademoiselle Coline como una aventura y un sueño hecho realidad, el de Marta Puig, que vive a caballo entre París y Barcelona y que desde pequeña siente una fuerte admiración y atracción por la belleza de los detalles: del marco de una puerta modernista, de una farola parisina, de un tocado de novia, de una escalera señorial, de un botón antiguo… Todo va tomando forma en su cabeza hasta que un día decide crear su propia colección de joyas artesanales con elementos de épocas pasadas.

 

 

 

 

Una delicadeza y un amor por lo que hace que queda plasmado en cada pieza.

La inspiración proviene de los efervescentes años 20 parisinos donde la intelectualidad hizo eclosión en forma de diferentes artes. Cada joya nos invita a soñar ya que conviven elementos de otras épocas rescatados con esmero y retrabajados en armonía con los gustos actuales.

 

 

 

 

 

Mademoiselle Coline es el nombre de una mujer francesa imaginaria pero bien podría haber sido la propia autora en los felices años 20 parisinos. El pasado y el presente, los sueños y la realidad, la conciencia y la pasión están conectadas en los artistas y muy a menudo dan los mejores frutos. Esta es una buena muestra.

 

 

 

 

 

Todo lo que se concibe con amor tiene sentido. Y te acaba enamorando.

 

¿Cuántas cosas hay que nos gustan y a la vez no nos gustan?

Mis ejemplos:

  • Que me dejen con la intriga
  • El agua fría
  • Cumplir años
  • La coca-cola
  • Llorar
  • Los pantalones de campana
  • Los sustos
  • Pensar mucho
  • El calor
  • La cebolla
  • El rojo
  • Nietzsche
  • El espejo
  • Lo «moderno»
  • Los caminos largos
  • La piel de gallina
  • La India
  • La viralidad
  • Andy Warhol
  • Las arañas
  • Las Olimpiadas
  • Fumar
  • La Independencia de Catalunya
  • Tom Cruise
  • Las mechas en el pelo
  • El orden
  • Drácula
  • Las barbas
  • El veganismo
  • Los boleros
  • El limón
  • Wes Anderson
  • Los domingos
  • Las estaciones de tren
  • El whatapp
  • Posicionarme
  • Ver fotos antiguas
  • Las ceremonias
  • Los donuts
  • El jaleo
  • Yo
  • Las granjas
  • Lo «kitsch»
  • Hablar mucho
  • Lo desnatado
  • Dudar
  • El silencio

¿Con cuántas cosas os pasa a vosotros?

Os deseo un buen día lleno de ambivalencias.

 

La felicidad

Están riendo, refrescándose y jugando en una piscina, morenos y guapos. Y felices. Hoy he visto en Instagram esta foto de Romy Schneider con su hijo y me ha dado un escalofrío. Me he acordado de lo que me había contado mi madre sobre las desgracias de esta maravillosa actriz, en concreto la muerte a los 14 años de su hijo David atravesado por la verja de su casa. Piel de gallina me producen desde entonces las fotos y las películas de Romy, su frágil sonrisa, sus rasgados ojos claros, su idealizada encarnación de Sissi,  sus idas y venidas con Alain Delon, la sombra trágica acechándola en vida y su autodestructivo final a los 43 años.

Le podrían haber hecho esas estúpidas preguntas que hacen ahora algunas revistas digitales molonas a las celebrities: ¿Prefieres ser famosa o inteligente? ¿Prefieres ser rica o feliz? Seguramente lo único que hubiera escogido por encima de todo es que la vida no se llevara así a su hijo, seguramente sus varios divorcios, sus problemas con el alcohol, su permanente insomnio y el impenitente avance de edad como actriz para seguir haciendo películas le hubiera resbalado del todo. Por eso hoy al ver esta foto colgada en Instagram me he estremecido, porque hay algo crudo que nos une a todas las madres del mundo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Romy_Schneider

 

Otra razón para que me gustara Lady Di

Hace unos días me enviaron esta foto de 1972 de John Hocknell en la que una pequeña Diana Spencer mostraba orgullosa su cobaya “Peanuts”. Los que me conocen saben lo mucho que me gustan los animales y en especial el afecto que le tengo a las cobayas. Esta foto me enterneció porque pensé que alguien tan expuesto a la opinión pública, a la que todos creíamos en cierto modo conocer “tan bien”, habría tenido sus propias historias privadas, sus recuerdos de infancia con su mascota, sus sueños de futuro y su ideal de una vida con amor más parecidos a los nuestros de lo que nos pensamos. Y me dio pena. Me dio pena por como ella y tantos personajes públicos acaban siendo carne de paparazzi, alimento de prensa sensacionalista, juzgados día tras día por cada movimiento, el blanco perfecto para el voyerismo público y se les deshumaniza como si ya no tuvieran derecho a ser respetadas ni como personas, en un circo mediático que las devora. Me dio pena porque Lady Di acabó siendo princesa de un reino de mentiras donde ocultarse debía ser su máxima aspiración. Me gustaba Diana porque apoyó muchas labores humanitarias, distintas causas, instituciones y a gente como Nelson Mandela, la madre Teresa de Calcuta y el Dalai Lama. Me gustaba Diana por su sensibilidad. (Y además, como anécdota, le gustaban las cobayas como a mí). Y como por suerte y como reza la canción de Gloria Trevi “Qué bueno que no fui Lady Di”, yo ahora puedo aportar mi granito de arena en este mundo loco en el que ni se respetan los derechos fundamentales de las personas ni mucho menos los de los animales. Hay mil causas y organizaciones a las que apoyar de alguna manera para mejorar un poquito este mundo. ¿Si todos nos involucráramos podríamos cambiar algo? Yo por si acaso ya he empezado.

http://www.lyricsfreak.com/g/gloria+trevi/que+bueno+que+no+fui+lady+di_20300596.html