Anécdotas ocurridas en una semana. Verdad verdadera.

Primera situación:

Estamos por la Diagonal dentro de un taxi, de vuelta de cliente, conducido por una versión femenina del taxista de «Mujeres al borde de un ataque de nervios» con cara de Chus Lampreave y pelo oxigenado. Bien de rosa y de pongos por todas partes. Veo un peluche en el salpicadero que es un pulpo, también rosa, de tamaño considerable.

Yo: Ahí mira, si llevas un pulpo en el taxi ¡qué gracia!

De repente sale una voz de no sabemos dónde, aguda y de chiste que dice: Cariño te quiero mucho.

Yo: ¡Anda, si el pulpo habla!

La taxista: No, era mi marido por el móvil.

(Tierra trágame.)

Segunda situación:

Estoy en Orange de las Glorias haciendo una consulta a un chico joven y amable cubierto de tattos. Descubro uno gigante en su antebrazo.

Yo: Anda, ¡la huella de un primate! Yo también soy fan de los primates y …

Chico: No, es el pie de mi sobrino.

(Tierra trágame.)

Si sigo así quizá podría plantearme ser monologuista. ¿O será la edad?

¿A ti también te pasan estas cosas?

Publicado por maresdebarcelona

Licenciada en periodismo, creativa publicitaria y fundadora de www.istillmiss.com animalista, feminista, pacifista y madre de 3 fuentes de inspiración constante: Bruna, Mauro y Jorge.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.